18 octubre 2011

Pásate a los vinilos y decora tu hogar de una manera original

Las paredes son un elemento fundamental en la decoración de un hogar, llenarlas de vida es algo que depende de ti. Al margen de los colores que utilices o los cuadros que cuelgues, siempre quedan espacios vacíos de los que se puede sacar mucho provecho, y algo con que hacerlo son los vinilos decorativos, adhesivos de gran adherencia muy fáciles de colocar en todo tipo de superficies.
Los vinilos decorativos se pusieron de moda hace pocos años y muchos profesionales como decoradores o diseñadores apuestan cada vez más por este tipo de complemento para el hogar, debido sobre todo a las múltiples posibilidades que ofrece. Permite la decoración de todo tipo de espacios interiores y exteriores, así como diferentes soluciones para paredes, suelos, techos, cristales, metal, madera, etc., ¡y sin necesidad de estropear la pared!
Uno de sus principales éxitos son su fácil utilización, ya que vienen enrollados en un papel y sólo es cuestión de pensar donde lo pondrás retirando el papel trasero y colocándolo con cuidado de no dejar burbujas. Además, permite rectificar y volver a engancharlo de otro modo o en otro sitio. Tardarás sólo cinco minutos. Y si en un tiempo te cansas es muy fácil de retirar y no supone ningún estropicio para la pared, por lo que permite cambiar de decoración o de ambiente muy fácilmente también. 
Otro de los motivos por los que utilizar vinilos para decorar es su precio, ya que los puedes encontrar desde los 20 euros hasta los 100, algo realmente muy económico si tienes en cuenta otros tipos de decoración como pintar las paredes o hacer un mural, cosa que supone un presupuesto mucho mayor. Además, no te aburrirás de ellos, existen pocas cosas que dispongan de tanta variedad en su producto, y es que puedes encontrarlos de todos los tipos, formas, colores, dibujos, estilos... algo muy útil si buscas algo que defina tus espacios y te defina a ti mismo.
Y quedan perfectos en cualquier espacio de tu casa: habitaciones, salones, baños, cocinas... incluso en cristales y en el exterior. Y lo mejor de todo es que puedes diseñarlos tú solo, así que ya lo sabes, sé original y creativo y olvídate de la pintura o de perforar paredes para poner un cuadro y apuesta por algo limpio, sin marcas, divertido, moderno, elegante... ¡pásate a los vinilos!