18 noviembre 2011

Una ganga de mascota: los Yorkshire Terrier

En Ganga.es no todos los productos de que disponemos son iguales, pero si hay una sección que destacar del resto ésa es sin duda la de mascotas, ya que además de complementos para éstas podéis encontrar algo más que un producto: desde perros y gatos hasta conejos y hámsters… motivo suficiente como para dedicar una sección especial para hablaros sobre las cualidades de estos animales, razas y demás datos de interés que os ayuden a elegir vuestro mejor animal de compañía. Hoy os presentamos a los Yorkshire Terrier.

 

Los Yorkshire Terrier son perros de diminuto tamaño. Raza de origen británico, puede llegar a pesar hasta poco más de tres kilos, por lo que son perfectos para cogerlos y llevarlos en brazos como complemento. Suelen tener el pelo largo y recto, de color negro y marrón oscuro. Debido a su cantidad de pelo con respecto a su tamaño, es recomendable que mantenga un buen aspecto aplicándole frecuentes cuidado de pelaje.

 

Estas adorables mascotas son de carácter alegre, vivaz y juguetón; siempre inteligentes, en alerta y fieles. Tienen la necesidad constante de tener una buena dosis de ejercicio diario, por lo que es conveniente sacarlo varias veces a pasear y mantenerlo distraído con diferentes juguetes en el hogar. Al ser tan diminutos, cualquier hogar le parecerá un buen campo de juego.

 

Su nombre se lo deben al condado de Yorkshire en Inglaterra, donde resultó del cruce selectivo de una amplia variedad de razas como el Sky Terrier, el Scottish Terrier o el Maltés, entre muchas otras. Anteriormente se usaban para atrapar ratas, gracias a su rapidez y tamaño ideal, de ahí su carácter avispado y curioso. Rápidamente se convirtió en una raza de mascotas de lujo.

 

En Ganga.es tenemos una camada de cachorros por tan sólo 100 euros cada uno, con todas sus vacunas, papeles y pedigrís de salud en regla. Hay que saber que los Yorkies, como se les conoce también, son famosos por ladrar mucho y mordisquear, por lo que no se aconseja el trato con niños muy pequeños, aunque ya lo dice el dicho: “perro ladrador, poco mordedor”.